La convivencia en pareja no es fácil. La rutina, el estrés y el tipo de vida que llevamos puede alejarnos de nuestra pareja y, de repente, encontrarnos con un desconocido durmiendo al lado.